Blogia
Neruda

Fundación Neruda, una organización mafiosa apoyada por la Concertación

PROLOGO A LA ANTOLOGIA POPULAR DE PABLO NERUDA 1972

http://www.pablonerudaantologiapopular.cl

Carta de Hugo Moreno Peralta

(Para que todo chileno copie la Antología, la guarde y difunda)

 

“Aunque sea atacada y agredida, Chile, mi patria no será vencida. Con la verdad del Pueblo, la eternidad del canto” Pablo Neruda.

Berlín,18/10/2009

 

A treinta y seis años de la muerte física del poeta del amor y la esperanza, el reconocimiento universal no se ve manifestado en el país del silencio y de la indigencia cultural y educacional, donde el naciera. Su legado cultural, sus libros, sus casas no han tenido el destino que él les asigno. En el capitulo XV del Canto General, en el poema “Testamento I” nuestro Pablo dice: “yo dejo a los sindicatos/del cobre, del carbón y del salitre/ mi casa junto a la mar en Isla Negra/. Quiero que allí reposen los maltratados hijos/ de mi Patria, saqueada por hachas y traidores/, desbaratada en su sagrada sangre, / consumida en volcánicos harapos. A este testamento lírico, escrito en 1949, le siguió otro legal, en 1972, año en que Pablo regreso de Paris, Francia, donde era embajador del Gobierno Popular que presidía el compañero Presidente Dr. Salvador Allende Gossens, a su Isla Negra. Él sabía que padecía de cáncer. Éste testamento debidamente legalizado precisa que sus tres casas pasarían, después de su muerte física, a manos del Partido Comunista de Chile, en usufructo- derecho de usar una cosa ajena y aprovecharse de todos sus frutos, sin deteriorarla ni transferirla a terceros…-

 

En testamento II nuestro Pablo agrega: “dejo mis viejos libros, recogidos/ , en rincones del mundo, venerados/ en su tipografía majestuosa / a los nuevos poetas de América/ , a los que un día/ hilaran en el ronco telar interrumpido/ las significaciones de mañana…

 

Los primeros cinco mil libros que donó a la Universidad de Chile, en 1954, para ser integrados a la biblioteca y puestos a disposición de los interesados en leerlos, permanecieron, por más de quince años a su entrega en las mismas cajas en que fueron retirados de la casa del poeta. Nuestro Pablo se quejaba amargamente, preguntándose: “¿Me habré equivocado de Universidad? ¿Me habré equivocado de país? Agregando:
“Mis libros, ni mis caracolas parecen existir. Es como si hubiesen vuelto a las librerías o al océano”…

 

Yo me pregunto ¿Cuán grande debe ser la amargura del espíritu de nuestro Pablo al constatar la destrucción y enajenación de su legado cultural que le dejo al Pueblo de Chile? Pero, por esto, en el país del silencio, del peloteo y la telenovela, nadie se responsabiliza. Es lo que hay, está de dios, dios lo quiera así.

 

Muerto físicamente Pablo Neruda, su esposa Matilde Urrutia decidió crear la Fundación Pablo Neruda, asesorada por una camarilla de picapleitos y marchantes. Las tres casas –la de Isla Negra, la Chascona de Santiago, y La Sebastiana de Valparaíso-, los libros y los objetos del poeta, Premio Nobel, proscrito por su militancia en el Partido Comunista por la dictadura militar fascista la constituyeron en su inicio. Como era de esperar la Fundación Neruda en manos de tan siniestros personajes, que hasta el día de hoy preside Juan Agustín Figueroa Yavar como Presidente vitalicio, testaferro de Ricardo “mega” Claro. La administración no guarda relación alguna con lo ordenado por el poeta en su testamento el Estado de Derecho en general y el Gobierno en particular que debieron y deben velar por el legado cultural del poeta ante el peculado, el chalaneo mercantilista de los mercachifles fascistas antes citados miran para el lado.

 

El embajador mexicano Gonzalo Martínez Corbalá manifestó que su gobierno tenia un avión en Santiago para llevar al poeta enfermo en calidad de huésped distinguido a la Patria de Benito Juárez. Es sabido, que la ambulancia que llevaba a Pablo gravemente enfermo de Isla Negra a Santiago, a media noche, fue detenida en la carretera por una patrulla militar.

 

La camilla con el enfermo fue sacada del vehiculo asistencial en la búsqueda de armas por parte de los facinerosos militares. La dictadura fascista militar apuro la muerte física de nuestro Pablo, murió el 23 de septiembre de 1973 en la Clínica Santa María. En el libro, que preparó el nerudiano Raúl Dalev, en Suecia, del que forma parte este epilogo se encuentra una amplia información judicial sobre el hurto/peculado de la antología popular de Pablo Neruda, 1972, que fuera denunciado valientemente por el periodista mexicano nerudiano del Diario La Jornada de México, Mario Casasus, y por la Asociación Americana de Juristas Valparaíso Aconcagua, Chile y la Fundación Cesal eV Berlín Alemania. Ver la presentación ante el Consejo de Defensa del Estado de fecha 30 de Octubre de 2007, hecha por el Prof. Juan Guillermo Matus Valencia, Director de la AAJ Valparaíso Aconcagua.

 

Como colofón de este epilogo, yo deseo reiterar y acentuar las palabras del periodista mexicano nerudiano Mario Casasus, “el articulo del Prof.  La AAJ Valparaíso Aconcagua preciso que la educación y la cultura son Derechos Humanos. Por esto defendemos los legados culturales de Gabriela Mistral, de Vicente Huidobro, de Pablo Neruda que filisteos pinochetistas han tratado de destruir una herencia que le pertenece al Pueblo chileno.

 

Frente a los escándalos de la Fundación Neruda que afectan a la cultura chilena y en especial al legado de nuestro Premio Nobel, por parte del filisteísmo chileno que encabeza el mega fascista Ricardo Claro – consejero del dictador fascista Pinochet- y su testaferro Juan Agustín Figueroa Yavar, no descansaremos en nuestra denuncia a nivel nacional e internacional. Compartimos con el maestro libertador José Marti eso que “el callar desde hoy es imprudente”…

 

Desgraciadamente, no hay una autoridad competente en el Estado de Derecho chileno que ponga fin a tantos desaguisados que afectan a la educación y a la cultura del Pueblo chileno. La clase política pusilánime y mediocre carece de voluntad para enfrentar nuestras denuncias, llegando a la traición y al abandono de compromisos y valores históricos culturales y educacionales tan importantes para cualquier pueblo.

 

La cura de nuestros problemas pasa por formar/educar a personas cuerdas y para esto es preciso educarlas cuerdamente. Hoy en día, los hechos que estamos denunciando de largas datas todos tienden al desastre social. La religión alienta la estupidez y la enajenación. Nuestra época es tan penosa que la desesperación se ha adueñado de la mayoría de los jóvenes, quienes buscan respuestas en las drogas y otros vicios. Pero no hay fundamento racional, para la desesperación, los medios de llegar a la felicidad de la persona existen y sólo es necesario que la mayoría luche por ellos y prefiera utilizarlos rechazando toda la forma de estereotipo del sistema consumista que la enajena. Poetas creadores como nuestro Pablo nos señalaron el camino a seguir. Él vive en sus poemas, en los más rebeldes y latinoamericanos, los que denuncian las lacras de nuestro continente, cantan a sus héroes populares, a los pueblos indígenas y su cultura y proclaman el Derecho a la Dignidad del Ser Humano y al respeto de sus Derechos y en especial a la justicia social...

 

Esperamos recuperar el Chile de Lautaro, de Ohiggins del jurista Manuel Rodríguez Erdoiza, de Gabriela Mistral, de Vicente Huidobro, de Pablo Neruda, del Compañero Presidente Dr. Salvador Allende Gossens y terminar con una pesadilla que dura más de treinta seis años. Somos seguros que no hay mal que dure cien años ni Pueblo que lo resista…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿LAVADO DE DINERO DEL NARCOTRÁFICO EN LA FUNDACIÓN NERUDA?

por Mario Casasús


"La agenda de [la Presidenta Michelle] Bachelet continuará hoy [en Ciudad de México] con un encuentro empresarial binacional que reunirá a destacados empresarios chilenos como Ricardo Claro, con sus pares mexicanos." Santiago de Chile, "La Nación" - 21/04/2007.


La Jornada Morelos

Sección: Contraportada. Publicación: 12.07.2007

http://www.lajornadamorelos.com

Difundida por Política Cono Sur



Ñuñoa, Chile.- ¿Lavado de dinero del narcotráfico en la Fundación Neruda?


Es una línea de investigación que descuidé hace dos años, al publicar en exclusiva la evasión fiscal por 250 mil dólares, mediante boletas de honorarios falsas, situación que la Fundación Neruda no pudo desmentir. Diez días después de mi nota (La Jornada Morelos 11/08/2005), me concedieron la renuncia del entonces director ejecutivo, Francisco Torres (La Tercera 21/08/2005). Deseché los trascendidos sobre los hábitos personales y el consumo doméstico de drogas que acostumbran ciertos personeros de la Fundación, me pareció irrelevante comparando los antecedentes delictivos de su nuevo albacea: el pinochetista Ricardo Claro.


El hecho de la evasión fiscal, por sí mismo era digno de llamar la atención del gobierno de Chile; creí que al denunciar el "enaltecimiento del terrorismo" con la inversión de 2.3 millones de dólares de la Fundación Neruda junto a Ricardo Claro las cosas se revertirían. Pero el Estado chileno ha sido rebasado por Ricardo Claro sistemáticamente: desde el 12 de septiembre de 1973 ya asesoraba a Pinochet en la cartera más importante, la de Relaciones Exteriores; Claro facilitaba dos barcos como centros de tortura y en sus ratos libres de civil organizó el golpe fascista contra la Unidad Popular. Ricardo Claro, el amigo de Kissinger (a quien le propuso invadir Cuba en 1976), y al mismo tiempo, Claro, enemigo de Sebastián Piñera (cómo olvidar la humillación que hizo pasar al ex candidato presidencial con el espionaje del Caso Kioto en Mega TV).

En mi país, Ricardo Claro decide la política editorial en Televisa (accionista y siete a¦ños en su Consejo de Administración, donde sólo son convocados el club Forbes: Carlos Slim, Roberto Hernández o la familia Azcárraga); por lo tanto, la doctora Michelle Bachelet durante su primera gira oficial a M¦éxico se hizo acompañar por Ricardo Claro, en el papel de relacionista público. El periódico oficialista La Nación publicó: "La agenda de Bachelet continuará hoy con un encuentro empresarial binacional que reunirá a destacados empresarios chilenos como Ricardo Claro, con sus pares mexicanos" (21/04/2007). Ahora todo queda Claro.


Neruda muere intestado, de cáncer y tristeza fulminante en 1973. La dictadura de Pinochet ya tenía planes a largo plazo para administrar los recursos del poeta. Desde la década de 1950, cuando eran estudiantes universitarios, Ricardo Claro tiene de empleado a Juan Agustín Figueroa y en democracia ha sido aprovechado para lograr acuerdos con la Concertación. En 1986, la Fundaci¦ón Neruda adquiere personalidad jur¦ídica como mascarón de proa del neoliberalismo, obviamente la dictadura dejó trabajar a un hombre de su confianza como J. A. Figueroa y para el Centenario en 2004, nos engañó a todos, con la recuperaci¦ón po¦ética y memorística, al punto de ceder el nombre al Premio Neruda y apoderarse de él.


Los poetas Jos¦é Emilio Pacheco, Juan Gelman, Carlos Germán Belli y Fina García Marruz, de reconocida trayectoria literaria e identificados a la izquierda, fueron tergiversados cuando Juan Agustín Figueroa se tomó la foto oficial del Premio Neruda cada año o les anunciaba por teléfono la buena nueva, o los invitaba a un cóctel en La Chascona para subir la nota a las agencias de prensa. La culpa no es de los poetas, sino del gobierno chileno.


He insistido con el Jurado del Premio Neruda, en el sentido de que se haga una declaración pública para evitar que Juan Agustín Figueroa se adjudique el protagonismo, pero no he obtenido resultado. A destiempo le informé a Jaime Concha y Hernán Loyola (jurados en 2004 y 2005) y en 2006 la escritora Margo Glantz sencillamente no me dio credibilidad alguna y mejor le hizo caso a los funcionarios cuando le dicen que "todo está bien en la Fundación Neruda". Al año siguiente, participó como jurado el escritor Roberto Fernández Retamar, quien ante mi pregunta declaró: "siento un alivio de conciencia cuando me informaron que el Premio Neruda lo otorga el gobierno y no la Fundación", pero la poeta cubana Fina García recibió la llamada telefónica de J. A. Figueroa para anunciarle el Premio y seguramente será invitada a La Chascona a un elegante cóctel. Espero que ella lo reciba bajo protesta (con el argumento de que el albacea de la Fundación Neruda, Ricardo Claro, le propuso a Kissinger invadir Cuba en 1976) y que tanto José Emilio Pacheco, Carlos Germán Belli y Juan Gelman tomen una postura política, ante un "Premio político" con el que se reivindica J. A. Figueroa, vía gobierno de Chile, siendo parte de la Concertación mediante el derechista Partido Radical.


Había síntomas de la descomposición política de J. A. Figueroa. La Ley Antiterrorista, aplicada contra la comunidad mapuche, fue desempolvada, pues ya ni la dictadura la utilizaba: fabricación de delitos, testigos con el rostro oculto. Todo el peso del Estado contra los pueblos originarios del Sur. ¿Presos políticos en democracia? La Dra. Bachelet declaró en Suiza que los mapuches "cometieron delitos". Para ella mapuche es sinónimo de terrorismo, pero ¿qué hacía la Fundación Neruda el día que se encarcelaba a los mapuches Pascual Pichún y Aniceto Norin? A título personal J. A. Figueroa, mediante tráfico de influencias, logró desbaratar el estado de derecho de un país al aprovecharse del marco legislativo de la dictadura con el primer caso de Ley Antiterrorista.


Hace 5 años, exactamente el día de la sentencia, Figueroa entregaba el Premio Neruda 2003 (versión local y predecesora del de 30 mil dólares para autor consagrado) a Jaime Huenún; la culpa no es de él. Pero el poeta era mapuche, como parte del trabajo mediático y político de Figueroa, encarcela por terroristas e impulsa el acoso contra los mapuches y el día de la resolución judicial entrega el Premio Neruda 2003 a un mapuche.¿Y el Estado chileno? Deja que todo pase: la ley antiterrorista, la evasión fiscal, la falsificación de libros nerudianos, la inversión con el terrorista Ricardo Claro.


Ni Mariel Bravo, agregada cultural de la Embajada chilena en México, ni mucho menos Paulina Urrutia, ministra de Cultura, están dispuestas a romper el ciclo vicioso al interior de la Fundación Neruda, por diplomacia y en defensa del estatus quo. El día que incendié (literalmente y con gasolina) una Antología de Neruda falsificada por Edaf/PP en el escritorio de J. A. Figueroa, estaba la ministra y la prensa chilena. Sospecho que su intervención impidió una orden de arraigo en mi contra; Paulina Urrutia dijo sentirse "rehén de la situación", que no entendía mi actitud, "no se puede hacer como que aqu€ ¦í no pasó nada, ya que en Chile no se quemaban libros desde dictadura". Sé que el asesor de la ministra, el periodista Willy Haltenhoff, le entregó un informe por escrito de las razones del performance, pero a la fecha no he recibido otro gesto de buena voluntad del gobierno chileno.


A Mariel Bravo la conoc¦í en la Feria del Libro de Guadalajara 2004, hablamos de la falsificación de Edaf, le dejé el periódico El Universal de México donde publiqué la noticia en primera plana cultural (24/10/2004) y dos años después volvimos a hablar. Ella dice: "tienes que entender que para nosotros no es fácil abordar el problema de la inversión de la Fundación Neruda; sí, leo todos tus correos y notas, pero bueno lo de la antología de Edaf, yo apenas estaba bajando del avión en 2004 con mi nuevo compromiso de agregada cultural en México". El secretario ejecutivo del Consejo del Libro, Jorge Montealegre, me dijo extraoficialmente: "estoy estudiando con los abogados del Consejo del Libro la forma de editar la Antología Popular 1972 de Neruda sin los errores de Edaf, si el libro perteneció al Estado chileno, no veo por qué dejarla en manos de particulares".


Al menos me queda la pequeña victoria en Madrid, cuando la prestigiada Agencia Balcells certificó mi investigación y pidió a Edaf que retire de circulación su Antología póstuma y ante cualquier reedición Edaf debe arreglar su error (Informe interno de la Agencia Balcells, 4/05/2006).


El patrimonio cultural robado por las mismas manos

El 27 de mayo, publiqué una entrevista con el escritor y académico Jorge Aravena Llanca con la historia del embarque de libros propiedad del entonces embajador Neruda en París; es sabido que el poeta al recibir el Nobel (1971) compró una casona en Normandía y el resto de la plata fue a dar en colecciones bibliófilas francesas, españolas y americanas. Matilde Urrutia denunció: "Cuando llegaron mis containers a Valparaíso, pasó algo desusado, fuera de toda ley. Sacaron mis bultos de la aduana y los llevaron a un recinto militar. lo más doloroso fue el saqueo de los libros, me dejaron muchas colecciones incompletas. Los libros más valiosos se perdieron" (Memorias; Seix Barral, 1986, Pág. 207).


Lo que Matilde Urrutia no sabía es que Neruda todavía no moría y Juan Agustín Figueroa ya andaba vendiendo la colección de libros en Alemania, el embarque fue interceptado en Valparaíso (en 1973) por los militares, posteriormente se "legalizó el lote" y los libros regresaron a Europa para ser vendidos finalmente en el Museo Reina Sofía de Madrid. ¿El Estado chileno pedirá una explicación a la Corona Espa¦ñola? En el Caso Fundación Neruda, el ministerio de Justicia dictaminó la Resolución 3296/22 en mayo de 2007: "No se pudo acreditar o establecer infracciones de carácter estatutario" ante la solicitud de la Asociación Americana de Juristas (Valparaíso) que presentó un recurso de desconocimiento de la personalidad jurídica contra la Fundación.


Existen estatutos originales redactados por Neruda para su Fundación, donde especifica que el directorio debe estar integrado por representantes de la Universidad de Chile, de la U Católica y la U Técnica del Estado (USACH) y por los dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Sociedad de Escritores de Chile (SECH) más dos personas de confianza de Neruda (que podría destinar el Ministerio de Cultura, entre dos nerudólogos). Hoy día el directorio "vitalicio" incluye sólo a los cuatro íntimos de Juan Agustín Figueroa. Y al Ministerio de Justicia no le interesa que una "asociación sin fines de lucro" evada impuestos, cometa toda una serie de negligencias, falsificaciones e invierta "con fines de lucro" 2.3 millones de dólares al pinochetismo.


¿Fundación Neruda y narcotráfico? Es lo de menos. El día que se retire la inversión de la Fundación Neruda junto a Ricardo Claro, será un castigo y un juicio moral contra el terrorista de Estado chileno.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA GESTIÓN DE LA FUNDACIÓN NERUDA: UNA MIRADA CRÍTICA

 Por Mario Casaús

La Jornada, Morelos, Cuernavaca México 11.08.2005



La memoria de América se extiende desde el pueblo natal de Neruda, en Parral (Chile, muy al sur) a nuestro Parral (en la frontera con EEUU y Chihuahua), desde las Alturas de Macchu Pichu a las entrañas del Valle de Cuauhnahuac (Cuernavaca está tan ligada a Neruda, como su poesía y vida: en 1941 un grupo de nazis lo golpearon brutalmente en un restaurante del centro de Cuernavaca, así como en 1966, Neruda por última vez en México, visitó en La Tallera a su entrañable amigo David Alfaro Siqueiros).



Pablo Neruda fue siempre un testigo en el ojo del huracán, sólo por mencionar: la guerra civil española, la naciente guerra fría entre EEUU y la URSS, el triunfo de la Revolución cubana, la propuesta al socialismo vía democrática de la Unidad Popular (1970-1973), las acciones encubiertas de EEUU para derrocar al gobierno de Salvador Allende; hasta el funeral de Neruda, hecho histórico que demuestra que los muertos también nos hablan, al constituirse en la primera marcha de repudio a la dictadura de Pinochet.



Neruda perseguido político, poeta prohibido, en el año 1948 se convierte en un senador desaforado con orden de aprensión, el México del PRI le negó un salvoconducto o asilo político: "Neruda entonces, se refugia en la embajada mexicana. Lo acoge el embajador Pedro de Alba. Asombrosamente llega la orden desde México de que no podía dársele asilo. Eran los años del gobierno contrarrevolucionario de Miguel Alemán. Neruda culparía entonces y siempre del hecho ignominioso, según recuerda Cardoza y Aragón en sus memorias El río, al canciller Jaime Torres Bodet. En ese año de 1948 escribiría en el Canto general:



'...y cuando México abrió sus puertas
para recibirme y guardarme,
Torres Bodet, pobre poeta,
ordenó que se me entregara
a los carceleros furiosos'"



(Investigación de Marco Antonio Campos, "Neruda clandestino de José Miguel Varas", La Jornada Semanal 18/julio/2004).



Y es el mismo viejo PRI (en 1973), con su genocida Luis Echeverría Álvarez, quien le ofrece un avión especial para el nuevo exilio. Neruda no pudo regresar a México en 1973 (fallece a consecuencia de cáncer y tristeza fulminante el 23 de septiembre).A la muerte de Neruda, Matilde Urrutia, su viuda, hizo lo mejor que pudo para preservar el patrimonio y la memoria de Neruda, compiló sus hojas sueltas e inéditas, las publicó, caminó solidaria junto a su pueblo cuando el terror militar era atroz, dio una batalla aguerrida por los derechos humanos denunciando en el extranjero las sistemáticas violaciones de la dictadura pinochetista. Su único error fue confiar en Juan Agustín Figueroa y nombrarlo presidente de la Fundación Neruda, todo por ser hermano de Aída Figueroa Yávar (gran amiga de Neruda, a la que conoce durante la persecución de 1948).



Ni Matilde Urrutia, mucho menos Pablo Neruda, imaginaron que las batallas de toda una vida y los innumerables trámites legales darían como resultado una Fundación accionista de la oligarquía pinochetista bajo la dirección de Juan Agustín Figueroa y Ricardo Claro. La intención de Neruda fue crear la "Fundación Cantalao" para lo cual donó un terreno en Punta de Tralca, y redactó los estatutos para el funcionamiento de Cantalao, no era su voluntad crear sucursales de casas museo, mucho menos una fundación que rindiera culto a su personalidad.



Según el documento de Neruda (inédito, fechado el 9 de mayo de 1973, que sólo ha sido discutido al interior del Partido Comunista - parcialmente publicado en su agencia de prensa- y por el Consejo Directivo de la Fundación Neruda), me permito citar ya que tengo en mi poder ambos estatutos, el de 1973 y 1982- certificados ante notario público: 

Originalmente se trataría de una "Fundación de eneficencia sin fines de lucro cuyo objetivo será la propagación de las letras, las artes y las ciencias, en especial en el litoral comprendido entre San Antonio y Valparaíso. a) construcción y habilitación en el bien raíz que se aporta para la Fundación de edificaciones que se destinaran a sitios de reuniones de escritores, artistas y científicos nacionales y extranjeros como así mismo para su alojamiento."En el artículo Quinto relativo a la Composición del Consejo Directivo y Ejecutivo: "Se compondría de dos representantes de Pablo Neruda, de los rectores de las universidades de Chile, Católica y Técnica del Estado, por un representante de la Central Unitaria de Trabajadores y un representante de la Sociedad de Escritores de Chile".



Sin embargo, el texto de 1982, hace caso omiso de la voluntad de Neruda y nombra a cinco personas (cuando en 1973, eran siete, y ahora ninguna es representante de las Universidades chilenas) Juan Agustín Figueroa redacta: "Sus cargos serán vitalicios pero podrán cesar por renuncia. Producida alguna vacante los otros cuatro miembros elegirán al reemplazante. si sólo quedase uno o más miembros del Consejo a éstos corresponderá designar a los reemplazantes". Una verdadera dictadura que perpetúa al Consejo Directivo, gracias al margen legal de los estatutos de 1982, redactados por el abogado Juan Agustín Figueroa a modo de testamento de Matilde Urrutia.



En la página oficial, su sitio web: www.neruda.cl la Fundación se define como "una persona jurídica de derecho privado constituida en 1986" pero en ningún momento hacen públicos los recursos económicos con los que cuentan: sólo en el 2003 dejó en sus arcas cerca de mil millones de pesos chilenos -casi dos millones de dólares USA-, en concepto de derechos de autor, venta de entradas a las casas y merchandising" (según una nota de Andrés Gómez del diario La Tercera 10/junio/04).

 

Siendo "una persona jurídica de derecho privado" no tienen que rendirle cuentas al Estado chileno (más que el respectivo pago de impuestos), mucho menos a la población en general (gracias a la nota de La Tercera pudimos informarnos que existe un "desfalco por 25 millones de pesos por apropiación indebida en una Casa Museo de Neruda").



Habría que elogiarle al abogado Juan Agustín Figueroa la recuperación de la casa en Isla Negra, primeramente donada al Partido Comunista por Pablo Neruda en vida, luego expropiada a la colectividad política por la dictadura de Pinochet y finalmente (desde 1991) administrada por la Fundación. Pero... no es lo que Neruda deseaba como legado, mucho menos si nos remitimos a su poesía:



"Dejo a los sindicatos
del cobre, del carbón y del salitre
mi casa junto al mar de Isla Negra.
Quiero que allí reposen los maltratados hijos
de mi patria, saqueada por hachas y traidores,
desbaratada en su sagrada sangre,
consumida en volcánicos harapos"


(Testamento; Canto General, México 1950)



Juan Agustín Figueroa fue ministro de Estado, de la cartera de agricultura, durante el gobierno de Patricio Aylwin 1990-1994, su imagen pública la logró gracias a su condición de presidente de la Fundación Neruda. El periodista chileno Ernesto Carmona describe a Figueroa como: "una suerte de puente político entre el ultra derechista Ricardo Claro y la Concertación, la coalición de hegemonía socialista-demócrata cristiana que gobierna al país".



"A Juan Agustín yo lo puse como director (de Cristalerías Chile), porque somos muy amigos desde la Universidad", explicó Ricardo Claro a El Mercurio. (Agencia Chilena de Noticias 17 de enero de 2005), se puede ver el directorio completo de Cristalerías de Chile en su sitio web. (www.cirstalchile.cl). La afinidad ideológica entre Ricardo Claro y Juan Agustín Figueroa se explica cuando el presidente de la Fundación Neruda invoca la ley antiterrorista contra dos indígenas mapuche (por una presunta quema e invasión en sus propiedades en el sur, cuando los Mapuches han vivido desde siempre en el sur chileno y argentino); a Figueroa le han pedido su renuncia de la Concertación, (alianza de partidos que gobiernan Chile) por la violación a los derechos humanos de los mapuche por su empeño en la aplicación de la ley antiterrorista contra ellos.



El diputado socialista Alejandro Navarro Brain escribió una contundente "Carta abierta a Juan Agustín Figueroa" explicando los antecedentes que la dictadura de Pinochet utilizó para crear la Ley Antiterrorista.



Del otro lado de la alianza, sobre el dueño de Cristalerías Chile, la revista Rocinante (noviembre 2000) publicó la funa (manifestación contra los colaboradores de Pinochet) a Ricardo Claro: "Cerca de mil personas participaron el 14 de octubre en la funa (denuncia pública) del empresario Ricardo Claro dueño de Megavisión, de las empresas Cristalerías de Chile, etcétera... Los manifestantes denunciaron ante las sedes de Megavisión y Elecmetal la múltiple complicidad de Claro con la dictadura de Pinochet.



Afirmaron que el directorio de la empresa Elecmetal, presidido por Ricardo Claro, entregó a efectivos de carabineros (policía) y del ejército a los trabajadores José Devia, José Maldonado, Augusto Alcaya, Miguel y Juan Fernández Cuevas y Guillermo Flores. Los seis fueron asesinados brutalmente y sus cuerpos repartidos en diversas calles de Santiago. Sus cuerpos presentaban huellas de tortura y múltiples impactos de bala". Aunque ahora  Ricardo Claro niega cualquier tipo de colaboración en la dictadura de Pinochet: "El propietario de la Compañía Sudamericana de Vapores, Ricardo Claro, afirmó con molestia que es una 'tontería' suponer que los barcos de su empresa fueron utilizados como centros de tortura durante el régimen de Augusto Pinochet, como sostienen organismos de derechos humanos" informó Radio Cooperativa (en su sitio web: www.cooperativa.cl 02.12.2004).



Los papeles se invierten y se pagan los favores: si antes Juan Agustín Figueroa integraba el directorio de la empresa Cristalerías Chile (propiedad de Ricardo Claro) ahora la Fundación Neruda invierte gran parte de su capital en la misma empresa "Cristalería Chile", (es la última determinación del directorio de la Fundación Neruda, que no ha trascendido en la prensa nacional e internacional por la enorme influencia de Ricardo Claro y el buen nombre de la Fundación Neruda). Se trata de una inversión inicial de mil 300 millones de pesos chilenos (2,315,227.25 USD) y si estimamos que cada año visitan las casas de Neruda alrededor de 100 mil personas -cifras oficiales- (x 2,500 pesos chilenos) "Cristalerías Chile" tiene garantizados 250 millones de pesos chilenos anuales (445,236.00 USD) sin mencionar las entradas por el cobro de cada libro de Neruda que se venda en cualquier parte de la tierra o idioma imaginable.



En la víspera del Centenario de Neruda (2004) la Fundación cometió un atropello contra uno de sus trabajadores, Luis Alberto Ocampo, acusándolo de "apropiación indebida" por 25 millones de pesos chilenos, esto es increíble si consideramos que Luis Alberto Ocampo era un modesto empleado con la única responsabilidad de estar al frente de la tiendita del museo. Una fuente desde dentro de la Fundación me ha confiado la versión extraoficial: "la Fundación Neruda contrató a investigadores internos, que fueron dos contadores encabezados por Emilio Rojas, ellos establecieron con su peritaje contable que la deuda estafada a la Fundación Neruda es completamente diferente a la establecida por el procedimiento policial, en resumen no estamos hablando de sólo 25 millones de pesos, (como publica La Tercera 10/junio/2004) sino de pérdidas en el 2002 y 2003 por 90 millones de pesos y en el 2004 (en seis meses) por 50 millones de pesos chilenos" la misma fuente me anticipó que Francisco Torres (director ejecutivo de la Fundación) va a renunciar antes de que "se destape la olla", el argumento de su renuncia: "mejores expectativas laborales" además, la fuente de la Fundación Neruda me explicó: "El mecanismo utilizado para el desfalco por 140 millones de pesos chilenos (249,309.95 USD) dentro de la Fundación Neruda, es mediante boletas de honorarios falsas, incluso algunas ni siquiera fueron declaradas ante impuestos internos y si comparamos con lo denunciado a nombre de Luis Alberto Ocampo, jamás podría haber desfalcado tal cantidad de plata, ya que él estaba a cargo de la pequeña tienda de una casa museo de Neruda" mi fuente es totalmente confiable, las investigaciones de impuestos internos arrojarán estos datos. "Hay mucha inconformidad por haber encarcelado como chivo expiatorio a Luis Alberto Ocampo" dice vía telefónica su abogada, Alicia Meyer, que lo defiende de la causa Núm. 1997-3 (año 2004), "cuando quiera puede venir y estudiar el expediente" termina la extensa charla telefónica que sostuvimos.



A modo de conclusión:


La Fundación Neruda no hace absolutamente nada para recuperar la Antología Popular 1972 (proyecto de Neruda y la Unidad Popular para imprimir un millón de ejemplares y distribuirlo con carácter gratuito entre las bibliotecas públicas, escuelas y sindicatos de Chile) por el contrario, avala el contrato de la editorial española EDAF con la Agencia Balcells para publicar una falsificación del libro, ahora titulado Antología Póstuma con una presentación repleta de mentiras, escrita por Manuel Márquez de la Plata. El libro fue publicado en su primera (y única) época por un total de 150 mil ejemplares, Neruda quería un tiraje final de un millón de ejemplares y legalmente consiguió que su editor Gonzalo Losada (y propietario del Copyright) cediera todos los derechos de autor, con la cláusula de que el libro no pueda ser vendido. Lo anterior son todos los elementos censurados por Edaf, Márquez de la Plata y Melquíades Prieto (director de Biblioteca Edaf) se trata de un robo al pueblo de Chile, comenzado por la dictadura de Pinochet y finalizado ("legalmente") por Edaf y las omisiones de la Fundación Neruda.



A la Fundación Neruda no le interesa buscar el prólogo inédito de Neruda para el libro Canción de Gesta (editorial Quimantú, 1973) destruido todo el tiraje a raíz de la dictadura de Pinochet, cuando el único ejemplar se encuentra extraviado dentro de la Biblioteca de Literatura Extrajera de Moscú (investigación de mi autoría en la revista Rocinante agosto de 2004), como en su momento la Fundación Neruda le negó su apoyo al escritor y arquitecto Ramiro Insunza, para publicar el libro inédito Oda a las Flores de Datitla, que Neruda escribió durante su estadía en Uruguay, en la década de los 50 y que permaneció inédito hasta 2003, para los 30 años de la muerte del poeta.



La Fundación Neruda interrumpió el "Tren de la Poesía" (evento cultural de carácter gratuito que reunía a escritores de todo el mundo cada 23 de septiembre en Temuco) expulsando al poeta Bernardo Reyes (sobrino nieto de Neruda) de toda organización y de la propia Fundación Neruda, quien además sigue negando sistemáticamente el hallazgo de Bernardo Reyes de los legendarios "Cuadernos de Temuco" (poesía inédita de juventud) encargándole la presentación a Víctor Farías, un completo neófito de la poesía nerudiana.



La Fundación desvincula a Neruda de su origen familiar y su militancia política, he aquí algunos casos: "impidió en tribunales la publicación de un libro, de Leonidas Aguirre, que recogía los discursos parlamentarios de Pablo Neruda siendo senador del Partido Comunista (1945-1948), alegando una supuesta violación sobre los 'derechos de autor' que poseen de manera exclusiva. Si bien más tarde la Corte de Apelaciones de Santiago autorizó la publicación de la obra, señalando que 'las actas de sesión del Senado no están protegidas por la Ley 17. 336 sobre propiedad intelectual', (periódico Azkintuwe, número 1, octubre de 2003); luego censuró el ensayo de Julio Gálvez (especialista del período: Neruda en España) Testigo ardiente de una época; el escritor Jaime Valdivieso renunció al directorio de la revista Cuadernos de la Fundación Neruda, cuando su ensayo sobre poesía mapuche fue aprobado para su publicación por el pleno del consejo editorial y posteriormente, Aída Figueroa lo suspendió aludiendo que los mapuche en la región sureña le habían incendiado uno de sus fundos a su hermano. Además existen, no pocos, intelectuales de renombre internacional que no concuerdan con la actual administración de la Fundación Neruda; Jorge Edwards (Premio Cervantes 1999) fue el primer disidente renunciando al directorio de la Fundación Neruda, Bernardo Reyes (expulsado por la Fundación) y dos escritores que no necesitan presentación en México, por sus reconocidas trayectorias literarias: Poli Délano y Gonzalo Rojas que solidarizaron con Bernardo Reyes ante el injustificado despido.



La Fundación no le rinde cuentas a nadie, excluye de las reuniones del directorio a los comités asesores de Santiago y Valparaíso, no aclara el desvío de dinero por un total de 140 millones de pesos chilenos (249,309.95 USD).



Y la mayor incongruencia, es que la Fundación Neruda está invirtiendo su fortuna (por conceptos de derechos de autor y entradas a las casas museo) junto al empresario Ricardo Claro (excolaborador de Pinochet) lo que tal vez no sea ilegal, pero definitivamente es inmoral. Ricardo Claro (propietario de la Compañía Sudamericana de Vapores) es señalado por Organizaciones de Derechos Humanos, de que los barcos de su empresa fueron utilizados como centros de tortura durante la dictadura de Augusto Pinochet. Preservar el patrimonio de Neruda (casas, libros y archivos personales) para emprender nuevos proyectos, invirtiendo en las empresas de Ricardo Claro a nombre de la memoria de nuestro poeta, sencillamente, nada lo vale.



Nota Final:

Envié por lo menos cinco cuestionarios al sitio web de la Fundación Neruda y a la cuenta de correo personal de Francisco Torres (director ejecutivo de la FN) al cierre de edición; con la intención de contar con una declaración oficial de la Fundación sobre lo expuesto en el presente ensayo y la única respuesta que obtuve fue: "Su mensaje ha sido recibido satisfactoriamente. La fundación se reserva el derecho de responder. Le agradecemos habernos escrito. Fundación Pablo Neruda".

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres